LOS DISRUPTORES ENDOCRINOS NOS DEBILITAN EN LA BATALLA CONTRA EL COVID-19.

Por Linda S. Birnbaum, Jerrold J. Heindel

Este post es una traducción del interesante artículo publicado en Environmental Health News el 23 de abril de 2020. El artículo ofrece datos referentes a EEUU pero bien pueden aplicarse a otros países desarrollados.

Por Linda S. Birnbaum, Jerrold J. Heindel

Somos una nación sin salud y gran parte de las causas de las elevadas tasas de enfermedad están en relación con los productos químicos ambientales. El COVID-19 está poniendo de manifiesto la necesidad de prevenir esta amplia exposición a químicos ambientales.

Los químicos que alteran el sistema endocrino se hacen pasar por hormonas, e incrementan las enfermedades que causan las condiciones subyacentes que resultan en la susceptibilidad al COVID-19.

Las hormonas determinan nuestro desarrollo y nuestro comportamiento, todo esto lo hacen funcionando en pequeñas concentraciones. Las sustancias químicas que imitan a las hormonas pueden robarnos vidas que de otro modo serían saludables.

La mayoría de los americanos tienen sustancias químicas que alteran el sistema endocrino en sus cuerpos. Estamos expuestos a ellos a través de nuestros alimentos, el aire que respiramos, el agua potable y los productos que permitimos que entren en nuestros hogares y en nuestras vidas. Los plásticos, los productos de cuidado personal, los fármacos, los pesticidas, los retardantes de llama, la contaminación del aire, los productos para el hogar, los aditivos para alimentos, los utensilios de cocina antiadherentes y muchos otros productos contienen sustancias químicas que alteran el sistema endocrino.

Normalmente, cuanto más temprano en la vida se produce una alteración endocrina, más severo y permanente es el daño, lo que conduce a enfermedades como la diabetes, las enfermedades cardíacas y los cánceres reproductivos.

Los estudios epidemiológicos en humanos y los experimentos en animales de laboratorio establecen sin duda alguna que tales exposiciones pueden aumentar la susceptibilidad a estas enfermedades y a muchas más. Las exposiciones también pueden causar inmunosupresión, lo que aumenta la vulnerabilidad a las infecciones.

UNA NACIÓN SIN SALUD

Los EE.UU son actualmente una de las naciones con menos salud del mundo. Un sorprendente 42,4 por ciento de los estadounidenses de 20 años o más (aproximadamente 130 millones de personas) son obesos, una condición subyacente para un caso más grave de COVID-19.

Compare la obesidad en los Estados Unidos con otros países que tienen altos índices de COVID-19, como Japón (3,7 por ciento), Corea (5,3 por ciento) China (7,0 por ciento) e Italia (9,8 por ciento).

Se necesita un sistema inmunológico sano para combatir la COVID-19. Las enfermedades comunes del sistema inmunológico que debilitan las defensas contra las infecciones bacterianas y virales incluyen el asma, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), artritis reumatoide, lupus, esclerosis múltiple, psoriasis, diabetes tipo 1 y la enfermedad de Crohn. Según los Institutos Nacionales de Salud, alrededor de 23,5 millones de estadounidenses (alrededor del 7 por ciento de la población) sufren de una o más enfermedades autoinmunes, y 25 millones de personas tienen asma. Estados Unidos ocupa el puesto 43 de 183 países en cuanto a muertes por enfermedades pulmonares.

Los Estados Unidos lideran las naciones desarrolladas en cuanto a números de diabetes tipo 2, (11 por ciento de la población de 20 a 79 años; alrededor de 34 millones de personas tienen diabetes). Las personas con diabetes tienen un mayor riesgo de infección por COVID-19 y de complicaciones. Tienen niveles altos y fluctuantes de glucosa en la sangre, lo que dificulta el tratamiento de infecciones virales. Los niveles de glucosa en sangre no controlados también contribuyen a los problemas cardíacos y renales, que también empeoran el pronóstico de las personas con COVID-19.

Dado que el 85% de los diabéticos tienen sobrepeso o son obesos, y el 30% de las personas con sobrepeso u obesas tienen diabetes tipo 2, estas dos condiciones subyacentes por sí solas interactúan para hacer que los estadounidenses sean particularmente susceptibles a COVID-19 y sus complicaciones.

Los Estados Unidos tienen la tercera tasa de mortalidad más alta por enfermedades del sistema circulatorio, incluida la presión arterial alta, en general, la segunda tasa de mortalidad más alta por ataques cardíacos y las enfermedades cardíacas son la principal causa de muerte en los Estados Unidos. Si bien se ha producido una disminución global de la mortalidad debida a trastornos circulatorios, la disminución de los Estados Unidos es menor que la de cualquier otro país medido.

Si bien no podemos atribuir las elevadas cifras de enfermedades de los EEUU únicamente a la exposición a compuestos alteradores endocrinos, es evidente que todas las enfermedades y condiciones de salud enumeradas anteriormente (diabetes, obesidad, cardiopatías, enfermedades/ disfunciones del sistema inmunológico y enfermedades respiratorias) se han vinculado a la exposición a diversos compuestos alteradores endocrinos en modelos animales y estudios de epidemiología humana.

ES MOMENTO DE PREPARARSE PARA REDUCIR LA EXPOSICIÓN

Aunque hoy en día hay que centrarse en la reducción del impacto inmediato de esta pandemia, es esencial darse cuenta de que otras epidemias y pandemias pueden venir indudablemente a nuestro camino. Ahora es el momento de prepararse.

¿Qué es lo mejor que podemos hacer ahora para protegernos?

Todas las enfermedades mencionadas anteriormente tienen componentes tanto genéticos como ambientales. No podemos cambiar nuestros genes, pero podemos cambiar nuestro medio ambiente.

Mejorar nuestra dieta y nuestro estado nutricional y reducir nuestra exposición a sustancias químicas que alteran el sistema endocrino son cambios fundamentales que beneficiarán nuestra salud y bienestar.

Al igual que COVID-19 se centra en los patógenos que pueden herirnos o matarnos rápidamente, la alteración endocrina de acción más lenta necesita soluciones a largo plazo que eviten que las sustancias químicas desgasten nuestra salud, vitalidad y resistencia.

Autores:

Linda S. Birnbaum, Ph.D., DABT, ATS, Científica Emérita (Jubilada) Ex Directora del Instituto Nacional de Ciencias de Salud Ambiental y del Programa Nacional de Toxicología, y  Jerrold J. Heindel, Ph.D. Administrador de Programa jubilado del Instituto Nacional de Ciencias de Salud Ambiental presentan este comentario en nombre de HEEDs Elders (www.HEEDS.org), un grupo de científicos senior pioneros en el campo de la alteración endocrina que se centran en mejorar la salud de todos los habitantes del mundo.

FotografíaLa Vanguardia

Artículo Original: https://www.ehn.org/chemical-exposure-coronavirus-2645785581.html?rebelltitem=2#rebelltitem2

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *