El reciclaje de plásticos hace que se encuentren metales pertenecientes al grupo químico de “tierras raras” en juguetes de los niños y envases de los alimentos entre otros.

Algunos de los metales más raros del planeta, usados en la fabricación de smartphones y otros equipos electrónicos se están encontrando cada vez más en los plásticos de consumo cotidiano, según una nueva investigación.

Científicos de la Universidad de Plymouth y de la Universidad de Illinois analizaron una serie de productos nuevos y usados, algunos de ellos fueron juguetes para niños, equipos de oficina y envases de cosméticos.

Mediante una serie de evaluaciones detalladas, examinaron los niveles de elementos llamados en química “tierras raras”, REEs en inglés, pero también las cantidades de bromo, (Br),  y antimonio, (Sb), utilizados como retardantes de llama en equipos eléctricos en señal de la presencia de plástico electrónico reciclado.

Los resultados mostraron que se encontraron uno o más elementos “tierras raras” REEs en 24 de los 31 productos analizados, incluyendo artículos en los que el reciclaje no regulado está prohibido, como los envases de alimentos de un solo uso.

Se observaron con mayor frecuencia en muestras que contenían bromo y antimonio en niveles insuficientes para afectar a la retardación de la llama, pero también se encontraron en plásticos en los que no estaban presentes el bromo y el antimonio.

Al haberse encontrado también en los plásticos que hay en los mares, los autores del estudio han sugerido que existen pruebas de que los REE son contaminantes omnipresentes y también se encuentran omnipresentes en los plásticos de consumo y los que están en el medio ambiente, tanto contemporáneos como históricos.

El estudio, publicado en Science of the Total Environment, es el primero que investiga sistemáticamente todo el conjunto de REEs en una amplia gama de plásticos de consumo.

Si bien se han encontrado anteriormente en diversos entornos, incluidas las aguas subterráneas, los suelos y la atmósfera, este estudio demuestra la amplia contaminación por metales pertenecientes al grupo de las “tierras raras”, REE,   de la “plastisfera” que no parece estar relacionada con una única fuente o actividad.

El Dr. Andrew Turner, profesor asociado de Ciencias Medioambientales de la Universidad de Plymouth y autor principal del estudio, declaró: “Los elementos de las tierras raras tienen una serie de aplicaciones fundamentales en los equipos electrónicos modernos por sus propiedades magnéticas, fosforescentes y electroquímicas. Sin embargo, no se añaden deliberadamente al plástico para cumplir ninguna función. Así que su presencia es más bien el resultado de una contaminación incidental durante la separación mecánica y el procesamiento de los componentes recuperables.”

“Se desconocen los impactos en la salud derivados de la exposición crónica a pequeñas cantidades de estos metales. Pero se han encontrado en mayores niveles en los alimentos y el agua del grifo y en ciertos medicamentos, lo que significa que es poco probable que los plásticos representen un vector significativo de exposición para la población en general. Sin embargo, podrían significar la presencia de otros aditivos y residuos químicos más conocidos y mejor estudiados que son motivo de preocupación”.

Esta investigación es el último trabajo del Dr. Turner que examina la presencia de sustancias tóxicas dentro de los productos de consumo cotidiano, la basura marina y el medio ambiente en general. En mayo de 2018, demostró que ciertas sustancias químicas peligrosas como el bromo, (Br), el antimonio, (Sb), y el plomo, (Pb), están encontrando su camino en artículos en contacto con alimentos y otros productos cotidianos porque los fabricantes están utilizando equipos eléctricos reciclados como fuente de plástico negro.

Su trabajo forma parte de una solicitud presentada por la Universidad para obtener el Queen’s Anniversary Prize for Higher and Further Education por su investigación pionera sobre la contaminación por microplásticos. También se basa en un trabajo anterior de la Universidad, en el que los científicos mezclaron un teléfono inteligente para demostrar las cantidades de elementos raros o llamados “conflictivos” en cada producto.

Por tanto, algunas de las principales conclusiones que podemos extraer de dicho estudio son:

  • Se han encontrado elementos tierras raras, REEs, en 31 plásticos de consumo.
  • Dichos elementos REEs son más abundantes en plásticos reciclados procedentes de residuos electrónicos.
  • También se encontraron presentes en artículos de plásticos no reciclados como los que están en contacto con los alimentos.
  • La literatura informa de niveles similares de REEs en los plásticos acumulados en los mares.
  • Los REEs se encuentran de forma omnipresentes en los plásticos con fuentes relacionadas con la fabricación y el reciclaje.

Fuentes:

Science Daily el 17 de febrero de 2021. 

Andrew Turner, John W. Scott, Lee A. Green. Rare earth elements in plasticsScience of The Total Environment, 2021; 774: 145405 DOI: 10.1016/j.scitotenv.2021.145405

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *